17 Feb 2016
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

La agricultura basada en macrodatos ha llegado para cambiar la producción agropecuaria, así como el funcionamiento del conjunto de la cadena agroalimentaria.  Este cambio agro-tecnológico es la nueva revolución verde.  Todo ello se inscribe en las oportunidades de mejora  que ofrecen las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) al conjunto de la cadena agroalimentaria, desde el productor al consumidor, en un proceso imparable de digitalización de la agricultura y el sector agroalimentario.

La agricultura basada en macrodatos consiste, fundamentalmente, en la creación de un nuevo ecosistema de trabajo que nos va a permitir recolectar, almacenar y procesar grandes volúmenes de datos, de diferentes orígenes y a partir de aquí, desarrollar aplicaciones capaces de responder en tiempo real a nuestros requerimientos.  Estas aplicaciones son el instrumento del ecosistema de macrodatos para explotar información valiosa y permiten a los agricultores monitorizar y optimizar los cultivos, evolucionando desde la agricultura intuitiva a la agricultura científica, con importantes ganancias anuales en eficiencia y productividad.  

Asimismo, el conjunto de la cadena agroalimentaria, en el marco de este nuevo ecosistema, se beneficiará de incontables innovaciones capaces de aportar valor en los diferentes procesos de transformación, comercialización, distribución y consumo de los productos agroalimentarios.  Para desarrollar una agricultura productiva basada en macrodatos es imprescindible la cooperación entre los agricultores, las empresas de insumos y de maquinaria, los técnicos agrónomos, los científicos, las Universidades y Centros de I+D+i, las empresas TIC y Big Data y la industria agroalimentaria.  Adicionalmente, para construir el nuevo ecosistema de trabajo que soporte esta agricultura inteligente o de precisión, es necesaria la colaboración del conjunto de operadores de la cadena agroalimentaria, los órganos de regulación y los agentes económicos y sociales implicados.

IMAGEN NUBE BIG DATA BYNSE

FUENTE DE LA IMAGEN: www.bynse.com


¿Qué arquitectura debe tener el nuevo ecosistema de trabajo basado en macrodatos?

Estas tecnologías van a rediseñar el sector agrario en un futuro próximo, con modelos disruptivos de negocio agroalimentario, induciendo profundos cambios estructurales y económicos, generando nuevas oportunidades para nuestros agricultores y ganaderos, pero también un riesgo de que las pequeñas y medianas explotaciones agrarias queden rezagadas.  Por este motivo, resulta prioritario que estas pequeñas y medianas explotaciones, que conforman el Modelo Europeo de Agricultura, no se queden al margen de esta revolución agro-tecnológica, y puedan evolucionar manteniendo su calidad y diversidad y aportando a la sociedad alimentos sanos y sabrosos, así como una serie de “bienes públicos” no remunerados: medioambientales, territoriales, culturales, gastronómicos, patrimoniales, paisajísticos, etc.  Así, la arquitectura del nuevo ecosistema de macrodatos agrarios debe ser inclusiva y permitir que todas las explotaciones puedan beneficiarse en igualdad de oportunidades.  Finalmente, para integrar con éxito a las pequeñas y medianas explotaciones en este nuevo ecosistema, el asesoramiento técnico y agronómico resulta imprescindible, por lo que se desarrollarán sistemas de asesoramiento técnico mucho más ambiciosos.

Este nuevo ecosistema implica colaboración e interoperabilidad (intercambio y análisis conjunto de datos) en el seno de la cadena agroalimentaria, generando un nuevo modelo de negocio agroalimentario en el que el aprovechamiento conjunto de información y datos aporta valor al producto final y posibilita un proceso de innovación continuo.  En consecuencia, las relaciones entre los agentes de la cadena alimentaria tendrán que ser necesariamente mucho más profundas y complejas.  Paralelamente, las pequeñas y medianas explotaciones europeas necesitan colaborar entre ellas en la fase de producción y agregar sus datos para desarrollar aplicaciones basadas en macrodatos agronómicos, combinando el conocimiento generado a lo largo de los años por diferentes agricultores y ganaderos, identificando las mejores prácticas y estableciendo prescripciones detalladas en tiempo real.

Por todo lo anterior, la arquitectura y características del ecosistema de macrodatos a desarrollar resultan absolutamente determinantes para el futuro de las pequeñas y medianas explotaciones agrarias en Europa.  Idealmente, el ecosistema de macrodatos debería ser abierto, compatible, estandarizado, accesible, seguro, asequible, en continua evolución (innovación) y sujeto a una regulación que evite posiciones de dominio y discriminación.   

LA GRANJA DE TOM - SOFTWAREPLATFORM.NET

FUENTE DE LA IMAGEN: www.softwareplatform.net


El papel de los agricultores y ganaderos

El desarrollo de plataformas de macrodatos en EEUU, en manos de multinacionales, ha evidenciado riesgos para los agricultores en relación al uso de los macrodatos generados en sus explotaciones, que pueden ser utilizados sin respetar sus derechos y de forma opuesta a sus intereses.  Están apareciendo modelos disruptivos de negocio en la agricultura, lejos del control de agricultores y ganaderos, con la intención de acaparar el valor derivado de la posesión y el uso de toda esta ingente información.  En este escenario, los agricultores norteamericanos están demandando mayor transparencia y control sobre las plataformas de macrodatos.

Creemos que es imprescindible que los agricultores participen directamente en los ecosistemas y las plataformas de macrodatos, ya sea como co-propietarios o bien, a través de Órganos de Control y Supervisión.  La creación de Órganos de Control y Supervisión con participación de los agricultores y otros actores del ecosistema de macrodatos es una necesidad ineludible dado los profundos cambios que conlleva su aplicación al sector agroalimentario y su dinámica evolución.  A partir de estos Órganos de Control y Supervisión emanarían Mesas de Seguimiento, Colaboración y Negociación, para impulsar y diseñar la aplicación de estas tecnologías.  Aspectos técnicos como la estandarización, legales como la propiedad, uso, distribución y explotación de los datos, contractuales, económicos y comerciales, deberían ser abordados en este marco.

Esto debe ser así porque los riesgos, preguntas e incertidumbres son abrumadores: ¿Quién es el propietario de mis datos?  ¿Quién tiene acceso a mis datos?  ¿Tiene el Gobierno acceso a mi información y en qué condiciones?  ¿Cómo utilizan las compañías mis datos y que beneficio obtienen?  ¿Qué beneficio obtengo de los datos que genero?  ¿Bajo qué reglas se agregan los datos de los agricultores y se comparten con otros eslabones de la cadena alimentaria? ¿Qué regulación existe y cual es necesario elaborar?  ¿Cómo se utilizan los datos para la investigación y la innovación?  ¿Cómo asegurar que las pequeñas y medianas explotaciones participen?  ¿Qué riesgo existe de que una o varias compañías controlen y monopolicen estos sistemas?  ¿Cómo participar en la creación de los nuevos modelos de negocio para que sean justos?  ¿Qué garantías existen respecto al almacenamiento y la seguridad de los datos?  ¿Qué formación necesitan los agricultores y ganaderos para adaptarse a este nuevo entorno?

Aunque a nosotros nos interesa el impacto de estas tecnologías en la agricultura y el sector agroalimentario, el debate abierto afecta al conjunto de la sociedad, a nuestra forma de vivir, a nuestra libertad y también, en última instancia, a lo que significa ser humano.  No deberíamos permitir que como sociedad se nos hurtara este debate, mientras avanza la aplicación de todas estas tecnologías disruptivas (inteligencia artificial, macrodatos, Internet de las Cosas, robótica, implantes, etc.) interconectadas entre sí, creando un nuevo medioambiente en el que se desarrollará la vida humana en el futuro.  Al final es el sentido de la vida, nuestra vida.


“MORFEO: ¿Te gustaría realmente saber lo que es? Matrix nos rodea. Está por todas partes incluso ahora, en esta misma habitación. Puedes verla si miras por la ventana o al encender la televisión. Puedes sentirla, cuando vas a trabajar, cuando vas a la iglesia, cuando pagas tus impuestos. Es el mundo que ha sido puesto ante tus ojos para ocultarte la verdad.

NEO: ¿Qué verdad?

MORFEO: Que eres un esclavo, Neo. Igual que los demás, naciste en cautiverio, naciste en una prisión que no puedes ni saborear ni oler ni tocar. Una prisión para tu mente. (...) Por desgracia no se puede explicar lo que es Matrix. Has de verla con tus propios ojos. Esta es tu última oportunidad. Después, ya no podrás echarte atrás. Si tomas la pastilla azul fin de la historia. Despertarás en tu cama y creerás lo que quieras creerte. Si tomas la roja …”

THE MATRIX, 1999.

29 Oct 2015
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

“Una gran sequía azota la sabana africana. La hierba escasea, la fruta se malogra y en los arbustos no nacen brotes tiernos: un grupo de australopitecos está a punto de morir de hambre y sed. Pero una curiosa y osada adolescente encuentra de pronto, en el tuétano de los huesos de herbívoros muertos, una nueva fuente de alimento. Su hallazgo será crucial en la evolución de la especie humana”.   Juan Luis Arsuaga, codirector del yacimiento de Atapuerca, nos explica en su libro “Los Aborigenes” la relación que ha existido entre la alimentación y la evolución de la especie humana que ha conducido al ser humano moderno.

Los estudios sobre los australopitecos nos indican que consumían habitualmente vegetales y frutas, pero ciertas evidencias sugieren que algunas de estas especies también podrían haber consumido carne, inicialmente carroña.  Este cambio de dieta se produjo hace entre 2 y 2,5 millones de años y pudo acompañar el gasto energético adicional de la expansión del cerebro sin disparar el metabolismo basal a través del ahorro del gasto del tubo digestivo.  Esto se llevó a cabo acortando el tubo digestivo a  través de la explotación de un alimento más fácil de asimilar y más energético, prescindiendo de una gran parte de la celulosa vegetal.  Por supuesto, el consumo de productos cárnicos no incrementa el tamaño del cerebro ni acorta los intestinos, sino que permite una evolución de la especie en este sentido, algo que hubiera sido imposible con una dieta exclusivamente vegetal.

Sin duda alguna, la introducción de una cantidad importante de productos de origen animal en la dieta de los homínidos supuso un cambio fundamental en la historia de la alimentación humana y en la evolución de nuestra especie.  Al posibilitar una evolución exitosa de individuos con mayor cerebro y menor longitud de intestino se produjo un salto en la inteligencia de la especie, lo que permitió crear nuevas herramientas (piedras talladas, lanzas) y, a su vez, el acceso a más carne.  Para Arsuaga, el consumo de carne fue un cambio cultural que abrió la vía a eventuales cambios morfológicos que, una vez consolidados, permitieron nuevos cambios culturales.  Según este planteamiento, no cabe duda que fue la carne la dieta que nos hizo humanos.

Esta semana hemos conocido que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) , perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha evaluado al carcinogenicidad de las carnes rojas y procesadas.  La carne roja se ha evaluado como probablemente carcinógena para los humanos (grupo 2A) y las carnes procesadas como carcinógenas (grupo 1).  Para nosotros una evaluación tan grave debería haber sido acompañada de una mayor evidencia científica, así como de un análisis contextual en el marco de una dieta saludable.  Tampoco se han considerado las diferencias de consumos y de dietas en las distintas regiones del mundo.

El cáncer es una enfermedad de gran complejidad, en la que está demostrado que confluyen una gran variedad de factores como la genética, la calidad ambiental, el ejercicio físico o el estilo de vida.  Una dieta saludable se recomienda en relación al cáncer así como en lo que respecta a muchas otras enfermedades que afectan a la sociedad moderna y que preocupan a la salud pública.  Dichas dietas saludables incluyen siempre las carnes debido a sus valores nutritivos: proteínas, vitaminas B y oligoelementos; lo más importante es que se aconseja unánimemente que dicho consumo se realice de forma equilibrada.

La alarma que ha creado este informe perjudica de forma irresponsable e innecesaria  a nuestro sector ganadero, cuya calidad es cada vez más reconocida a nivel internacional.  Nuestra ganadería se encuadra dentro del modelo europeo de producción y responde a unos elevados estándares en materia de sanidad y seguridad alimentaria, respeto al medio ambiente y bienestar animal.

La alimentación es algo más que un simple acto de consumo, forma parte de nosotros mismos, de nuestro cuerpo, de nuestra vida y de nuestra cultura.  También de nuestra historia.  Por todo ello debemos preguntarnos si ciertos planteamientos tienen como finalidad mejorar nuestra salud o cambiar nuestra vida, nuestra cultura y nuestra historia.

 

29 Oct 2015
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

“Una gran sequía azota la sabana africana. La hierba escasea, la fruta se malogra y en los arbustos no nacen brotes tiernos: un grupo de australopitecos está a punto de morir de hambre y sed. Pero una curiosa y osada adolescente encuentra de pronto, en el tuétano de los huesos de herbívoros muertos, una nueva fuente de alimento. Su hallazgo será crucial en la evolución de la especie humana”.   Juan Luis Arsuaga, codirector del yacimiento de Atapuerca, nos explica en su libro “Los Aborigenes” la relación que ha existido entre la alimentación y la evolución de la especie humana que ha conducido al ser humano moderno.

Los estudios sobre los australopitecos nos indican que consumían habitualmente vegetales y frutas, pero ciertas evidencias sugieren que algunas de estas especies también podrían haber consumido carne, inicialmente carroña.  Este cambio de dieta se produjo hace entre 2 y 2,5 millones de años y pudo acompañar el gasto energético adicional de la expansión del cerebro sin disparar el metabolismo basal a través del ahorro del gasto del tubo digestivo.  Esto se llevó a cabo acortando el tubo digestivo a  través de la explotación de un alimento más fácil de asimilar y más energético, prescindiendo de una gran parte de la celulosa vegetal.  Por supuesto, el consumo de productos cárnicos no incrementa el tamaño del cerebro ni acorta los intestinos, sino que permite una evolución de la especie en este sentido, algo que hubiera sido imposible con una dieta exclusivamente vegetal.

Sin duda alguna, la introducción de una cantidad importante de productos de origen animal en la dieta de los homínidos supuso un cambio fundamental en la historia de la alimentación humana y en la evolución de nuestra especie.  Al posibilitar una evolución exitosa de individuos con mayor cerebro y menor longitud de intestino se produjo un salto en la inteligencia de la especie, lo que permitió crear nuevas herramientas (piedras talladas, lanzas) y, a su vez, el acceso a más carne.  Para Arsuaga, el consumo de carne fue un cambio cultural que abrió la vía a eventuales cambios morfológicos que, una vez consolidados, permitieron nuevos cambios culturales.  Según este planteamiento, no cabe duda que fue la carne la dieta que nos hizo humanos.

Esta semana hemos conocido que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) , perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha evaluado al carcinogenicidad de las carnes rojas y procesadas.  La carne roja se ha evaluado como probablemente carcinógena para los humanos (grupo 2A) y las carnes procesadas como carcinógenas (grupo 1).  Para nosotros una evaluación tan grave debería haber sido acompañada de una mayor evidencia científica, así como de un análisis contextual en el marco de una dieta saludable.  Tampoco se han considerado las diferencias de consumos y de dietas en las distintas regiones del mundo.

El cáncer es una enfermedad de gran complejidad, en la que está demostrado que confluyen una gran variedad de factores como la genética, la calidad ambiental, el ejercicio físico o el estilo de vida.  Una dieta saludable se recomienda en relación al cáncer así como en lo que respecta a muchas otras enfermedades que afectan a la sociedad moderna y que preocupan a la salud pública.  Dichas dietas saludables incluyen siempre las carnes debido a sus valores nutritivos: proteínas, vitaminas B y oligoelementos; lo más importante es que se aconseja unánimemente que dicho consumo se realice de forma equilibrada.

La alarma que ha creado este informe perjudica de forma irresponsable e innecesaria  a nuestro sector ganadero, cuya calidad es cada vez más reconocida a nivel internacional.  Nuestra ganadería se encuadra dentro del modelo europeo de producción y responde a unos elevados estándares en materia de sanidad y seguridad alimentaria, respeto al medio ambiente y bienestar animal.

La alimentación es algo más que un simple acto de consumo, forma parte de nosotros mismos, de nuestro cuerpo, de nuestra vida y de nuestra cultura.  También de nuestra historia.  Por todo ello debemos preguntarnos si ciertos planteamientos tienen como finalidad mejorar nuestra salud o cambiar nuestra vida, nuestra cultura y nuestra historia.

 

20 Jul 2015
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

Como continuación del post que publicamos a finales de 2012 sobre El apoyo a la agricultura y los mercados internacionales, publicamos la presente actualización que recoge los últimos datos disponibles.

En el Acuerdo sobre la Agricultura de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se distingue entre los programas de ayuda que estimulan directamente la producción y aquellos que se considera no tienen un efecto directo. Así, se acordó reducir las políticas nacionales que tienen efectos en la producción y el comercio (la llamada “caja amarilla”). Los Miembros de la OMC calculan la magnitud de la ayuda de este tipo que prestan anualmente al sector de la agricultura (utilizando una fórmula denominada Medida Global de la Ayuda Total o MGA Total) tomando como base el período 1986-88.

Por otra parte, están permitidos ciertos pagos directos a los agricultores en casos en que se les exija limitar la producción (“compartimento azul”).  El Acuerdo define la “caja azul” como pagos directos realizados en el marco de programas de limitación de la producción si se basan en superficies y rendimientos fijos o si se realizan con respecto al 85% o menos del nivel de producción de base o si, en el caso de pagos a la ganadería, se conceden a un número de cabezas fijo.

Las medidas que tienen efectos mínimos en el comercio se pueden aplicar libremente y están incluidas en el “compartimento verde”.

La última notificación de ayuda interna presentada por la delegación de la Unión Europea en la OMC (G/AG/N/EU/20) contempla la campaña de comercialización 2011/2012 y a partir de ella hemos elaborado el siguiente cuadro.

Composición ayuda interna UE 2011/12

Observamos que la UE ya tiene el 88% de su ayuda interna en el “compartimento verde” y que la MGA Total se ha reducido a 6.859 millones €, muy por debajo del compromiso establecido en el Acuerdo sobre la Agricultura de la OMC de 72.244 millones €.  El apoyo interno en la UE se ha transformado paulatinamente a lo largo del tiempo hacia las medidas “verdes”, tal como observamos en la siguiente gráfica.

Evolución ayuda UE 1986_2011

Pero ¿Qué está sucediendo en otros países?

Apoyo Interno EEUU
Apoyo Interno China
Es significativo el incremento de la ayuda total a la agricultura durante los últimos años en EEUU y China, notificada como "compartimento verde" (China no ha adquirido ningún compromiso en materia de MGA).  Contrasta con la tendencia a la baja de la ayuda agrícola total en la UE, lo que nos indica que las prioridades políticas en materia de agricultura son mucho más firmes en EEUU y China que en la UE. La última reforma de la PAC supuso un recorte sin precedentes del presupuesto agrícola europeo, algo que no es compartido en otras partes del mundo.
5 Jul 2015
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

El pasado sábado una noticia distribuida por Tomás García Azcárate (@Tgarciaazcarate) nos ha dejado impresionados, ya que coincide con un momento de dificultad para el sector lácteo de nuestro país, con el final de las cuotas lácteas, la caída de precios y las dificultades para la recogida del producto.

Esta noticia se puede consultar en inglés aquí, pero para un mejor acceso y comprensión hemos procedido a traducirla.-


Construyen en China una granja para 100.000 vacas

Una granja de 100.000 vacas se está construyendo en China.

La construcción de una granja de 100.000 vacas ha comenzado en China, según informa Russia Today, sitio web de noticias financiado por el Estado Ruso.

Se estima que el proyecto costará mil millones de yuanes o 145 millones € y está siendo levantado en la ciudad china de Mudanjiang.

La producción de la granja va destinada a abastecer el mercado ruso, según dijo a Interfax el lunes  Zhang Chuntszyao, Presidente de la Asociación de Economía Aplicada de la provincia de Heilongjiang.

Una granja china, Zhongding Dairy Farming y una granja de Rusia, Severny Bur participan conjuntamente en el proyecto,

El pienso para el ganado se cultivará en 100.000 hectáreas de tierra en China y Rusia.

Recientemente, una empresa china llegó a un acuerdo para arrendar 115.000 hectáreas de tierra en Rusia para fines agrícolas y se espera que esta compañía invierta 450 millones $ en los próximos 50 años en el proyecto.  En caso de que la primera etapa del proyecto en 2015-2018 resulte exitosa, la compañía china, Huae Sinban, planea arrendar 200.000 hectáreas más en Rusia. 

Embargo ruso

Rusia también ha ampliado su embargo a la importación de varios alimentos, incluyendo productos lácteos, de la UE, los EE.UU., Australia, Noruega y Canadá.

La ampliación de la prohibición fue en reacción a la decisión de la UE de extender sus sanciones económicas contra Rusia por otros seis meses y en contra de Crimea por un año más.

Según Conor Mulvihill de ICOS, la decisión fue tomada en el contexto de continuas violaciones de alto el fuego de Rusia en Ucrania.

Las sanciones de la UE deben continuar hasta enero 2016.

Todo esto nos lleva a plantear algunas cuestiones:

  • China y Rusia plantean la producción láctea como un sector estrictamente industrial, muy alejado del modelo europeo de agricultura, extendido por el territorio, diverso y CON AGRICULTORES.
  • El tamaño es ciertamente impresionante, si tenemos en cuenta que en España contamos con poco más de 800.000 vacas de ordeño.
  • Se trata de un acuerdo que nos muestra una alianza estratégica entre Rusia y China, sin duda potencias complementarias, una enormemente rica en recursos naturales, la otra, la gran potencia económica e industrial del siglo XXI.
  • Aunque el sector agrario sigue expectante por una solución al embargo ruso, ya que Rusia era el segundo cliente de las exportaciones agroalimentarias europeas, esta noticia, junto con la reciente ampliación de dicho embargo, nos lleva a considerar esta situación más estructural que coyuntural.  Esto se corroborá con la ausencia de avances políticos en la negociación UE-Rusia.
  • Esta estrategia va a impactar también sobre el mercado mundial de productos lácteos, siendo China el primer importador mundial.  Los planes del gobierno chino pasan por implantar 100 nuevas explotaciones en el período 2013-2018 con más de 800.000 vacas (Ver ponencia Hugo Quattrochi).
  • En la era de la globalización estas estrategias se implantan con gran rapidez y en elevados volumenes, por lo que su impacto se deja notar antes de lo previsto.  ¿Adecuará la Unión Europea su estrategia en el sector lácteo ante esta nueva situación?  ¿Lo hará con la rapidez necesaria?

17 Feb 2015
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

Recientemente la Comisión Europea ha publicado un documento sobre “La implementación del nuevo sistema de pagos directos”, basado en las notificaciones realizadas por los Estados Miembros (EE.MM.).  Se trata de una presentación que aborda, de forma muy esquemática, las opciones de aplicación de la Reforma de la PAC que han elegido los distintos EE.MM.

El RPB es el nuevo sistema de ayudas desacoplado de la producción que sustituye al anterior Régimen de Pago Único (RPU).  España ha optado por una aplicación regional del nuevo RPB, para lo que finalmente ha establecido 50 regiones tomando la referencia de 2013 y considerando las siguientes orientaciones productivas: cultivo de secano, cultivo de regadío, cultivos permanentes y pastos permanentes.  Las regiones agrupan orientaciones productivas comarcales con similar potencial productivo.  Una de las características de este modelo es que las regiones son discontinuas, dibujando un mosaico o puzle, tal como podemos observar en la siguiente imagen.

Muestra de regionalización del pago básico en España

Otra de las características de este modelo es su rigidez, ya que no permite ceder derechos del RPB entre distintas regiones, ni tampoco cambios de superficies entre regiones, aunque en dicha superficie se haya modificado la orientación productiva.  Asimismo, el sistema español ha buscado una convergencia atenuada, ya que los derechos de pago con valor por debajo del 60% de la media de la región, alcanzarán en 2019 ese 60%, a no ser que supongan pérdidas para los donantes superiores al 30% de sus importes.  De esta forma, el volumen de los importes afectados por la convergencia es muy bajo (menos del 6%).  Todo ello responde al objetivo político de “statu quo” o mantenimiento de las asignaciones establecidas con el Régimen de Pago Único.

¿Qué ha sucedido con el resto de países europeos?  ¿Cómo han decidido aplicar el nuevo RPB?  En este punto vamos a distinguir tres bloques:

1. Los Estados Miembros que han estado aplicando el Régimen de Pago Único por Superficie (RPUS) pueden optar por prorrogar dicho régimen hasta 2020.  Son los países del Centro y Este de Europa que ya utilizan un pago por hectárea con tasa plana.  Dichos países han hecho uso de esta opción y no adoptarán el nuevo RPB hasta 2021: Polonia, Bulgaria, República Checa, Rumanía, Eslovaquia, Hungría, Chipre, Estonia, Letonia y Lituania (10).

2. Otro grupo de EE.MM. han optado por aplicar el nuevo RPB a través de una única región: Bélgica (Flandes y Valonia), Alemania (regional 2015-2018 y región única en 2019), Dinamarca, Irlanda, Francia (con la especificidad de Córcega), Croacia, Italia, Luxemburgo, Malta, Holanda, Austria, Portugal, Eslovenia y Suecia (14). 

3. Por último, los Estados que han realizado un aplicación regional del RPB son España (50 regiones), Grecia (Con tres regiones: pastos, cultivos herbáceos y cultivos leñosos), Finlandia (2 regiones) y Reino Unido (Inglaterra [3 regiones agronómicas], Gales [3 regiones], Escocia [3 regiones] e Irlanda del Norte [región única]) (4). 

Conclusión: el sistema español de aplicación del RPB no es homologable a lo implementado en ningún otro Estado Miembro, ya que el número de regiones resulta comparativamente desmesurado, a la vez que dicha delimitación resulta inexplicable desde cualquier perspectiva agronómica, administrativa o socio-económica.  Es un sistema que únicamente alcanza el éxito en su objetivo político principal: mantener el “statu quo”, es decir la actual distribución de los pagos directos.  Se puede observar que aquéllos países que ha optado por la regionalización aplican criterios agronómicos y administrativos claros que permiten comprender de forma sencilla e intuitiva las regiones delimitadas.

Esta situación deja a España muy mal situada de cara a la próxima reforma de la PAC y con dificultad para encontrar argumentos para frenar la implantación de una tasa plana en el futuro.  Por este motivo, sería aconsejable, una vez implantado el nuevo sistema de RPB, buscar la forma de revisar este sistema con un doble objetivo: simplificar el número de regiones y delimitar regiones agronómicas comprensibles.

Mapa de la aplicación del Régimen de Pago Básico en Europa

26 Dec 2014
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

A finales de 2012 publicamos una entrada en este blog en la que, en el apogeo de la crisis económica española, animábamos a recuperar el equilibrio perdido y no caer en la desmoralización y la desesperanza.  Era (y continua siendo) un momento para que todos arrimemos el hombro y, en nuestro caso, para subrayar la importancia que el sector agroalimentario está teniendo en la reciente evolución de la economía española.

Nuestro análisis tiene un enfoque exclusivamente macroeconómico y por lo tanto, resulta limitado para describir una realidad económica mucho más compleja.  Específicamente no abordamos las variables micro que mayor incidencia tienen en el bienestar de los ciudadanos como empleo, salarios o carga impositiva.  No podemos olvidar la importancia de restaurar el equilibrio en las variables microeconómicas para conseguir una mejora sostenible de nuestra situación económica.

Con los datos definitivos, en 2011 la Cuenta Financiera de la balanza de pagos del Reino de España supuso un mayor endeudamiento del país con el exterior, en cerca de 30.000 millones  €.  Este endeudamiento adicional, absorbido íntegramente como déficit público ponía a la economía española en una situación de riesgo ante las instituciones europeas e internacionales y ante los mercados financieros.

Por el contrario, los datos provisionales del Banco de España para el año 2013 nos muestran una situación muy diferente que podemos observar en el siguiente cuadro.-

     

Balanza de Pagos 2013
       
En 2013 se ha producido una mejora muy importante de la Cuenta Financiera de la Balanza de Pagos, en más de 40.000 millones €, lo que significa que la economía española ya está en un proceso de devolución de sus deudas con el exterior.  Este hecho no ha pasado inadvertido para las instituciones internacionales y los mercados financieros y ha dado como fruto una significativa bajada de la prima de riesgo de nuestro país.  En cuanto a la balanza de mercancías, su mejora se explica, prácticamente por igual por una bajada de las importaciones y un incremento de las exportaciones.  No cabe duda que la forma más sana de mejorar este equilibrio es continuar la senda de incremento de las exportaciones, si bien, un descenso de las importaciones de ciertos productos de consumo también es bienvenido.
Llegados a este punto, tenemos que centrarnos en nuestro sector agroalimentario, cuya balanza comercial presenta una evolución sencillamente magnífica: el saldo en 2013 ha resultado positivo en casi 9.500 millones € y está previsto que en 2014 este saldo se acerque a los 12.000 millones €.
     
Balanza sector agroalimentario 2009_2014
      
En este contexto sorprende la primera estimación de datos de evolución de la renta agraria para el año 2014: para 2014 supone una disminución respecto al año anterior (-7,1%) con una importante bajada de precios de la rama de producción vegetal (-9,8%).  Parece como si los agricultores y ganaderos españoles nunca terminaran de reestructurarse y de apretarse el cinturón.
Un interesante informe del Ministerio de Agricultura ha cuantificado la contribución del sistema agroalimentario a la economía española, incorporando en el mismo al sector agrario, la industria agroalimentaria y otras actividades intrínsecamente ligadas a ellas en los ámbitos industriales, de servicios, transporte, almacenamiento y distribución.  En concreto, el Valor Añadido Bruto (VAB) del sistema agroalimentario supondría alrededor del 8,4% del VAB total de la economía española y estaría generando unos 2,3 millones de empleos.  Por fases, la generación de VAB del sistema se distribuiría porcentualmente en: industria de insumos y servicios (9,7%), rama agraria (23,9%), industria agroalimentaria (25,1%), servicios de transporte (9,7%) y distribución comercial (31,5%).
Nos ha sorprendido que el valor que entregan a la economía española las tres principales ramas de la cadena agroalimentaria (agricultura, industria y distribución) es bastante equilibrado y sin embargo, la relación entre ellas, hasta este momento, no se ha basado en una relación que refleje el equilibrio que muestran estas magnitudes económicas.  ¿Cuándo los agricultores y ganaderos recibirán la parte del valor que les corresponde en el marco de la cadena agroalimentaria?
                 
             
1 Apr 2014
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

El Acuerdo del Consejo Europeo de 7/8 febrero de 2013 sobre el Marco Financiero Plurianual 2014-2020 (MFP 2014-20) culminó un debate de casi dos años, que se inició con una propuesta de la Comisión a mediados de 2011.  Lo que estaba en juego eran los fondos que dispondrá la Unión Europea para financiar sus políticas durante estos 7 años y en lo que respecta al sector agrario, la Política Agraria Común (PAC).  El debate ha continuado en España posteriormente, polemizando sobre si los agricultores españoles mantendrían en el futuro el mismo nivel de ayudas que recibieron en el periodo 2007-2013.

Lo primero que tenemos que decir es que el presupuesto comunitario total aprobado para 2014-2020 resulta, por primera vez, inferior al precedente.  Queda establecido en 960.000 millones € (precios de 2011) frente a los 994.000 millones del período 2007-2013.  Expresado en porcentaje de la Renta Nacional Bruta (RNB) comunitaria disminuye del 1,12% al 1%.  Este ajuste se hace recaer en su totalidad sobre la rúbrica 2 del presupuesto, dónde están los gastos agrícolas, que disminuye en 47.500 millones  €.  El resto de rúbricas del presupuesto comunitario ven incrementados los recursos disponibles.  Resulta desalentador comprobar cómo la Unión Europea no considera su agricultura un sector estratégico y la somete, con cada nuevo marco financiero, a mayores recortes, priorizando otras políticas.  Esto contrasta con la atención creciente que prestan a la agricultura y la alimentación otras potencias mundiales.

Tabla comparativa marcos financieros 2007-13 y 2014-20

Fuente: Comunicado de Prensa del Consejo de la UE de 2-12-2013 (15259/13)

Una vez hechas las consideraciones anteriores, pasamos a analizar la rúbrica 2 del MFP 2014-20, crecimiento sostenible-recursos naturales, dentro de la que se encuadra la Política Agraria Común.  El Acuerdo del Consejo establece la continuidad del enfoque  en dos pilares de la PAC: Pilar 1-ayudas directas y gastos de mercado (277,9 bn €) y Pilar 2-desarrollo rural (84,9 bn €).

La comparación de las cifras entre los dos períodos de programación 2007-13 y 2014-20 se traduce en un ejercicio de una enorme complejidad, entre otros, por los motivos siguientes:

  • Los pagos directos se encuentran congelados en términos nominales y aunque la comparación que propone la Comisión Europea se establece en precios constantes de 2011, no ha habido nunca intención de actualizar estos pagos en base al incremento de la inflación.
  • Los nuevos EE.MM. del Este de Europa han incrementado sus pagos directos escalonadamente en el período 2007-13 y los continuarán aumentando en el caso de Bulgaria y Rumania hasta 2016.  También el MFP 2014-20 incluye a Croacia como Estado Miembro número 28 de la UE.
  • El ámbito de gasto de la PAC en ambos períodos es diferente, ya no financia ciertas medidas sanitarias y veterinarias (2,2 bn €) ni la ayuda a las personas más necesitadas (2,5 bn €).  En cambio, los agricultores ahora pueden acceder al Fondo Europeo de Globalización.
  • La modulación obligatoria ha transferido fondos desde el primer pilar al segundo pilar de la PAC, variando la estructura inicial de ambos pilares.
  • La reserva para crisis en el sector agrario, finalmente se ha incluido dentro de la rúbrica 2, lo que significa que si finalmente se utiliza este mecanismo, los pagos directos de los agricultores se recortarán usando el mecanismo de  disciplina presupuestaria.

El desglose de la rúbrica 2 en detalle se puede observar en la siguiente tabla suministrada por el Parlamento Europeo:

Tabla de la Rúbrica 2 del MFP 2014-2020 en detalle

Fuente: PE – European Council Conclusions on the MFF 2014-2020 and tthe CAP

En su estudio, el Parlamento Europeo hace una comparativa a precios de 2011 entre el gasto en el ejercicio 2013 y el previsto para el ejercicio 2020.  De este cálculo obtiene que el gasto comprometido para ayudas directas y medidas de mercado en 2020 será un 13% inferior al de 2013.  En el caso de las medidas de desarrollo rural, el compromiso resulta un 18% menor.

En este informe, la reducción más significativa es la que afecta a los gastos de mercado (-40%).  Esta reducción solamente se podría considerar compensada en un sentido virtual a través de la creación de la reserva de crisis dentro de la rúbrica 2.

Rúbrica 2:  Comparativa de niveles 2013 con 2020.

No obstante lo comentado anteriormente, desde algunos organismos y organizaciones hemos procedido a hacer un contraste entre ambos períodos de programación, comparando los 7 años del período anterior con el marco 2014-2020.

Tabla comparativa MFP 2014-20 con MFP 2007-13

 * El MAGRAMA hace su estimación exclusivamente para ayudas directas y compara los compromisos 2014-20 con la ejecución real 2007-2012 y las previsiones 2013.

De la observación de la tabla anterior podemos concluir que las distintas estimaciones son bastante consistentes y nos muestran un importante descenso de los fondos agrícolas en términos constantes para el nuevo período.

A partir de aquí, el debate se ha centrado sobre el impacto en España de la reducción global del gasto agrario de la Unión Europea.  ¿Cómo va a afectar esta reducción a los pagos directos y de desarrollo rural que perciben los agricultores y ganaderos españoles?

Si tenemos en cuenta que las ayudas directas por hectárea en España se encuentran por debajo pero muy cerca del 90% de la media comunitaria, por el proceso de convergencia externa, se va a producir una pequeña ganancia de fondos de la PAC (3 €/Ha).  También el Acuerdo del Consejo Europeo establece una asignación directa a España de 500 millones € dentro del pilar del desarrollo rural.  De todas formas se trata de dos circunstancias que consolidan la posición española dentro de la redistribución de fondos entre los distintos EE.MM., pero que no suponen una ganancia neta significativa de fondos agrícolas.  En consecuencia, los fondos agrícolas en España (ayudas directas + desarrollo rural), según nuestros cálculos, descenderán para 2014-2020 un -12% en términos reales respecto al período actual de programación.  Como se trata de magnitudes teóricas (precios de 2011) y los períodos son de 7 años, al trasladarlas a magnitudes corrientes, que son las que realmente se utilizan para pagar a los agricultores cada año y utilizando un 2% de inflación, vemos que los fondos para España permanecen estables o incluso ligeramente al alza.

Estas proyecciones resultan congruentes con el cálculo efectuado por el Ministerio de Agricultura y que tenemos en la siguiente tabla.

Estimación MAGRAMA MFP 2007-13 Vs 2014-2020

Posteriormente, ha causado sorpresa la publicación del Reglamento 1181/2013 del Consejo de 19 de noviembre de 2013 que establece un porcentaje de ajuste de los pagos directos para el año 2013 del 2,45% (para los importes superiores a 2.000 €).  Estos importes se pagarán en 2014 dentro del nuevo marco financiero.  La Comisión lo justifica por la necesidad de respetar el sublímite del gasto  “mercado y pagos directos” para el ejercicio financiero 2014 y dotar la reserva para crisis incluida en la rúbrica 2 (424,5 millones €).   Se revela la necesidad de reducir 902,9 millones € de los pagos directos que pueden concederse a los agricultores europeos.

La aplicación en 2013 del mecanismo de disciplina financiera resulta muy ilustrativa, ya que en este año no hay ningún cambio en la política agraria respecto a años anteriores y lo único que varía es el régimen financiero al pagarse con el presupuesto 2014 del nuevo MFP 2014-2020.  Hasta este momento no se había aplicado nunca la disciplina financiera y por tanto, podemos concluir que con los fondos aprobados a partir de 2014 no es posible seguir pagando las actuales ayudas de la PAC por insuficiencia de fondos.  Es decir, no se mantiene el presupuesto en términos corrientes.  En cualquier caso, este análisis está hecho a escala europea y hay que tener en cuenta que la reserva de crisis, de no utilizarse, será reintegrada a los agricultores.

En conclusión, el montante de fondos agrícolas europeos, en términos corrientes, permanecerá estable en España durante los próximos 7 años (lo que equivale a un recorte en términos reales del -12%) y lo que resultará clave a partir de ahora es su aplicación, con el objetivo de favorecer una agricultura más dinámica, innovadora y profesional,…  Pero esto será objeto del próximo comentario.

28 Aug 2013
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

Según Heródoto “Egipto es un don del Nilo”, rio que con 6.600 Km de longitud nace en los Grandes Lagos de África Central.  Los egipcios construyeron una de las civilizaciones más ricas y evolucionadas de las Antigüedad asentándose sobre los últimos 1.300 kilómetros del cauce del Nilo, precisamente aquéllos que resultaban navegables, obteniendo a su vez una inmejorable vía de comunicación.  El Nilo les aportaba el agua y los alimentos en un entorno rodeado por árido desierto.

Recordaba que cuando éramos niños estudiábamos lo que ha significado Egipto y el Nilo, su historia y civilización.  Lo hacía mientras repasaba la carta de julio de 2012 de Jeremy Grantham “Welcome to Dystopia! Entrada en una crisis alimentaria de largo alcance y políticamente peligrosa” dónde situaba el foco en Egipto.  En su carta, Grantham consideraba que Egipto era muy vulnerable a la crisis alimentaria debido a que el 40% de los ingresos de los hogares se destinan a la alimentación (en comparación con el 10-12% en los países desarrollados) y a su dependencia de las importaciones de trigo, al igual que todo el Norte de África.  Egipto es actualmente un país de unos 85 millones de habitantes y una previsión de alcanzar los 140 millones para el año 2050, todos ellos concentrados en las riberas del Nilo.  Actualmente Egipto es capaz de alimentar a unos 55 millones de habitantes con su propia producción agraria.  Las preguntas que se hacía Grantham eran ¿qué va a pasar en el futuro con Egipto? ¿Cómo va a pagar los alimentos que necesita importar si ya padece un déficit en su balanza comercial de 25.000 millones $?.  El autor proponía para Egipto el desarrollo de una agricultura sostenible capaz de alimentar a su propia población acompasándolo con una reducción de su tasa de fertilidad humana.  La duda era si el país disponía de suficiente tiempo para ello, mientras pudiera financiar el desequilibrio de su balanza comercial con un mayor desarrollo de su producción de petróleo y gas natural.  Porque para Grantham la crisis alimentaria global no es una perspectiva, sino que se ha implantado en el mundo actual, de forma que la confluencia de unas buenas cosechas únicamente nos permitirá tener uno o dos años de alivio.

Efectivamente, la situación económica de Egipto se ha ido deteriorando en los últimos años hasta llegar a una situación insoportable como podemos ver en los siguientes  cuadros.

Datos de coyuntura económica y balanza comercial de Egipto

Evolución de la balanza por cuenta corriente de Egipto 2004-2012

Esto se ha traducido en la vida real en escasez de combustible, aumento del paro, inflación al alza y falta de pan.  Al final, todo ello ha conducido a la caída del Presidente Mohamed Mursi y a la compleja situación económica, política y social que vive el país en este verano de 2013.

También hay que destacar que en los últimos años, Egipto ha dejado de ser exportador neto de petróleo para pasar a ser importador, aunque sigue exportando gas natural.  Tenemos que recordar aquí la estrecha relación entre la energía y la agricultura moderna y la correlación entre el precio del petróleo y el de las materias primas agrícolas (Vease el post ¿Qué sucede con el petróleo?). Los siguientes cuadros ilustran la producción y consumo de petróleo en Egipto y su producción e importaciones de cereales.

Producción y consumo de petróleo en Egipto 2003-2012

Producción e importaciones de cereales de Egipto

Aunque supone una simplificación evidente atribuir la situación actual en Egipto a las circunstancias relacionadas con la agricultura, la energía y los alimentos, no debemos obviar la importancia de estos fundamentos y el hecho de que la situación del país sería muy distinta si conservara una capacidad básica de alimentar a su población y una economía medianamente saneada.  Por tanto, hay que tener en cuenta que la dependencia alimentaria es una variable extraordinariamente sensible para la estabilidad política y económica.

También resultan muy peligrosos desequilibrios estructurales en la balanza comercial y en la balanza por cuenta corriente, porque a la larga estrangulan la capacidad de financiación del Estado y, por tanto, su acceso a los mercados de productos básicos.  En España hemos sufrido y todavía estamos padeciendo las consecuencias de una situación de este tipo (la famosa “prima de riesgo”).

Por último, es muy preocupante la rapidez con que la escasez de energía y alimentos llega a materializarse en inestabilidad política y económica y, a su vez retroalimentar crisis  en el tablero geoestratégico global.  Estos acontecimientos nos muestran la importancia vital de mantener una agricultura productiva en España y en Europa, sector que resulta más estratégico que nunca.  También resulta esencial aprovechar el tiempo para desarrollar una agricultura y un sistema agroalimentario más eficientes y un modelo de consumo responsable, superando tiempos pasados en los que el derroche ha sido la norma.

En estos tiempos un visionario, en su acepción de persona que se adelanta a su tiempo o tiene visión de futuro, que utiliza datos, cuantifica y tiene sentido crítico, que rechaza eslóganes huecos y busca las fuentes de las que se extrae la sabiduría, tiene un valor incalculable cuando la verdad se entierra bajo toneladas de información banal y mentiras.

“La verdad es un cuchillo afilado, la verdad es una llaga incurable, la verdad es un ácido corrosivo. Por eso durante los días de su juventud y de su fuerza, el hombre huye de la verdad hacia las casas de placer y se ciega con el trabajo y con una actividad febril, con viajes y diversiones, con el poder y las destrucciones. Pero viene un día en que la verdad lo atraviesa como un venablo ....”  Waltari, M. Sinuhé el egipcio

31 Jul 2013
jlmiguel

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

El pasado 26 de junio de 2013, la Comisión Europea, el Consejo y el Parlamento Europeo alcanzaron el Acuerdo sobre la Reforma de la PAC Horizonte 2020, que en lo que se refiere al capítulo de ayudas directas no comenzará a aplicarse hasta el año 2015.  Respecto a la propuesta inicial de la Comisión Europea, el acuerdo final introduce una amplia flexibilidad para los EE.MM a la hora de la aplicación práctica de la Reforma, desnaturalizando el principio de “tasa plana” que tanta alarma causó en España.  A pesar de ello, no debemos olvidar que los conceptos territorial, medio ambiental, de austeridad y desregulador en los que el Comisario Ciolos basó su propuesta, permanecen en el acuerdo final.   En definitiva, en las negociaciones no se ha logrado cambiar el enfoque de la Reforma, sino solamente se ha conseguido más tiempo y mayor flexibilidad para alcanzar los objetivos propuestos.

Es precisamente el enfoque que asume la Reforma de la PAC, continuador de la línea de la Reforma de 2003, lo más preocupante para nosotros, ya que no incluye la contribución productiva, económica y social que hace que la agricultura sea un sector estratégico para Europa.  En la Reforma de 2003 no se pensó en los intereses de la agricultura y los agricultores europeos, sino en adaptar la política agraria europea para posibilitar el Acuerdo de la Ronda Doha de la OMC.  Ello ha conllevado un debilitamiento/desmantelamiento del sector agrario sin precedentes.  Nunca , como en los últimos años, se había producido una caída de las rentas agrarias de esta magnitud, nunca se habían perdido tantos empleos en la agricultura y nunca el diferencial entre los precios pagados por los agricultores por los insumos y los precios percibidos por sus productos se había ampliado tanto.

Agricultura olivar de montaña

Paralelamente, desde su comienzo a finales de 2007, el mundo se encuentra en un entorno de crisis alimentaria que ha supuesto que se multipliquen por dos los índices nominales de precios de los alimentos y de las materias primas agrarias.   Pero los costes de producción de las explotaciones agrarias se han incrementado todavía en mayor medida, lo que explica el descenso de las rentas agrarias.  En el conjunto de nuestro Planeta crece la preocupación por la producción y el abastecimiento alimentario y la agricultura se considera cada vez más estratégica.  De cara al futuro, se prevé que los precios agrarios se mantengan firmes debido a una fuerte demanda con incrementos comparativamente menores de la producción (Véase OECD-FAO Agricultural Outlook).

Algunos países europeos y concretamente España, no podemos ignorar la vulnerabilidad que nos supone una situación de este tipo, agravada por la depresión económica que padecemos y por nuestra dependencia estructural de las principales materias primas agrícolas.

Por todo lo anterior, ante el inicio del debate para la aplicación de la Reforma de la PAC en España auspiciado por el Ministerio de Agricultura, es necesario no perder la ocasión de desarrollar una visión estratégica de la agricultura española y tomar las decisiones de aplicación de la Reforma de la PAC en coherencia con dichos principios.

A continuación, exponemos una modesta contribución a este debate.-

  • En España se desarrolla una agricultura enfocada a la producción de alimentos de alta calidad y valor añadido, destinados de forma directa al consumo humano, mientras somos deficitarios en materias primas agrícolas que debemos importar del exterior.   Es una agricultura en su mayor parte dependiente de los mercados y con una alta exigencia en calidad,  innovación y eficiencia productiva.  Estas producciones las efectúan explotaciones profesionales, productivas y preocupadas por la eficiencia y la calidad, en su mayor parte de carácter familiar y en permanente adaptación y modernización.  Junto a este tipo de explotaciones coexisten otras explotaciones a tiempo parcial, con escaso peso desde el punto de vista productivo, pero que contribuyen en determinados casos y regiones a la vitalidad de las zonas rurales.  

¿Deben los pagos directos destinarse prioritariamente a facilitar la viabilidad de las explotaciones productivas/profesionales?  ¿En qué medida las ayudas directas deben contribuir a sufragar los servicios multifuncionales de las explotaciones profesionales y a tiempo parcial? ¿Debemos continuar con pagos directos generalizados a todos los solicitantes, incluso para aquéllos que no son agricultores, como un complemento de renta generalizado de carácter más social que profesional?

  • Históricamente hemos denunciado que la PAC fue diseñada como una política a medida de los sectores agrarios continentales preponderantes en el Centro y Norte de Europa.  Los sectores mediterráneos siempre han quedado en un segundo lugar, con unos niveles de apoyo  muy inferiores a los continentales, cuando no excluidos de los pagos directos. Sin embargo, son estos sectores mediterráneos el estandarte de la producción agraria española.  Correspondiendo a ellos muchas de las explotaciones más productivas, profesionales y eficientes.  Ahora se nos presenta la oportunidad de incorporar completamente estos sectores al nuevo esquema de pagos directos de la PAC.  

¿Deberíamos aprovechar la oportunidad de incorporar estos sectores de forma integra en el nuevo esquema de pagos directos de la PAC y así darles carta de naturaleza junto al resto de sectores agrícolas y ganaderos?  ¿Es una oportunidad para equiparar sectores mediterráneos y continentales en el marco de la PAC?   ¿Cuál es la fórmula para que los profesionales de estos sectores tengan un tratamiento equivalente al que se dispensa a sus colegas?

  • Si bien el enfoque de la Reforma de la PAC gira sobre un modelo territorial-ambiental, puede ser muy interesante explorar el margen para introducir las consideraciones de tipo económico, productivo y social que condicionan nuestra agricultura.  Para ello, el reglamento de la Reforma permite establecer regiones en base a criterios agronómicos, económicos o de potencial agrícola para la aplicación del nuevo régimen de pago básico.  En consecuencia podríamos diseñar regiones con características productivas y agronómicas análogas, aunque no se podrían diferenciar cultivos.  

¿Sobre qué características se deben diseñar dichas regiones?  ¿Sería conveniente que estas regiones fuesen coherentes y se pudiesen explicar desde el punto de vista agronómico/productivo (Ej. Pastos de montaña, secanos de la Meseta, regadíos del Guadiana)?  ¿O no importa que respondan a conceptos abstractos basados exclusivamente en un importe histórico de las ayudas?  ¿De cara al futuro, se podrá defender de la misma forma una región agronómica coherente que una región que responde a un concepto histórico cuantitativo abstracto?  ¿Debemos diseñar las regiones pensando en la PAC a partir de 2020 o simplemente, en base a un reparto de fondos sobre la base de la distribución actual?

  • En la propuesta de la Comisión Europea, el nuevo sistema de pago básico presentaba dos novedades fundamentales respecto al actual sistema de pago único, en primer lugar, el establecimiento de unos derechos de pago uniforme o “tasa plana” y en segundo lugar, la desaparición de las referencias históricas a través de un nuevo reparto de derechos.  Durante la negociación de esta propuesta, se ha conseguido flexibilizar estos principios y, en cierta forma, desnaturalizarlos.  No cabe duda que se trata de un éxito para una agricultura tan diversa como la española, en la que destaca la importancia del regadío.  No obstante, persiste el desafío de aplicar este nuevo régimen de ayudas, dentro de una política agraria común europea, que responda a una visión coherente de la actividad agraria y alcance un alto nivel de legitimidad.  Para ello, pensamos que nos debe inspirar el objetivo de garantizar la viabilidad económica y el mantenimiento del potencial productivo de todos los sectores agrícolas y ganaderos y de los diversos territorios y sistemas de producción.

¿Se conseguirá el objetivo anterior mediante la consolidación del actual sistema de pago único que se está aplicando en España?  ¿La consolidación del actual sistema de pago único o statu quo significa que la actual asignación de ayudas directas en España resulta óptima?  ¿El objetivo político de mantener el cheque de las CC.AA. es de mayor rango que la búsqueda de la viabilidad económica de todas las explotaciones y sectores agrícolas?

  • Los sectores ganaderos se encuentran por definición excluidos del nuevo régimen de pago básico.  Esto es así porque las ayudas se asignan a la hectárea y no a la cabaña ganadera.  De esta forma la ganadería accede a las ayudas de forma indirecta, a través de las hectáreas de pastos o cultivos destinados a la alimentación animal.  En consecuencia, la situación de los ganaderos con el nuevo régimen de pago básico será muy variable y dependerá fundamentalmente de la base territorial que acrediten.  Por otra parte, nuestro país es muy dependiente de la importación de materias primas destinadas a la alimentación animal, cereales y especialmente soja.  Es un desafío recurrente el incremento de la producción propia de cultivos proteicos destinados a la alimentación animal.   Asimismo, estamos buscando establecer vínculos que permitan un beneficio mutuo para los agricultores y ganaderos: mejora de la rentabilidad de las explotaciones, gestión del riesgo y beneficios medioambientales y sociales. 

¿Deberíamos restringir la asignación de derechos de pago básico sobre superficies de pastos exclusivamente para las explotaciones ganaderas, así como su posterior solicitud y cobro?  ¿Se debería priorizar la asignación de pagos acoplados a los sectores ganaderos?  ¿Se debería vincular el pago acoplado a los cultivos proteicos a su efectiva utilización en explotaciones ganaderas?

El debate continuará en los próximos meses.  Es importante que podamos avanzar sobre bases sólidas en el convencimiento que la agricultura es un sector estratégico.

Places ×


Bio
Jose Luis

Jose Luis Miguel de Diego

Agrónomo - COAG
Sobre el Blog

Una perspectiva amplia y general de la agricultura actual, fundamentalmente desde el punto de vista económico, pero también estratégico.


¿Cómo están conformando las fuerzas globales la agricultura en el siglo XXI? ¿Qué origen tiene la crisis alimentaria que padecemos? ¿Se enfrenta la agricultura a un cambio de paradigma global?

Sígueme en Twitter
Facebook
Únete y sigue el Blog
  • ............................
  • AMBIENTA 45
  • FRANCISCO JAVIER
  • Fina
  • José Antonio
  • Jorge
  • Jordi
  • Rubén
  • WINEBUS
  • Alvaro
  • Miguel
  • COAG
  • Fernando
  • Beatriz
  • Miguel
  • Felipe