19 Oct 2015
ducles

0 attachment(s)

1 comment(s)

Share

En los últimos días un compañero de Cataluña me pedía ayuda sobre unas reflexiones de la Plataforma Agroforum. Para ello me enviaba un documento muy completo en el que se tratan aspectos que a buen seguro van a influir sobre el desarrollo de la agricultura mundial en los próximos años. Aunque es posible que resulten algo deslabazadas, ya que son fruto de la urgencia en la que se desenvuelve el día a día, creo que las notas que le pasé al compañero pueden ser un buen punto de partida para un debate más profundo. Espero vuestros comentarios al respecto:

a) Los combustibles fósiles y otros recursos naturales

Desde hace unos años se ha producido un “enganche” entre los precios de los alimentos y los combustibles. Dicho enganche se debe a dos cuestiones principalmente: los inputs de la agricultura, cada vez más vinculados a materias primas petroleras; y los biocombustibles actuales, que en la mayoría de las ocasiones tienen doble uso (alimentación humana y energía). 

Por otro lado, parece cada vez más evidente que hemos traspasado ya el pico del petróleo y que el evento fracking está desmoronándose (harora dicen que había mucho de burbuja financiera detrás del fenómeno). 

El escenario a medio y largo plazo es, pues, de un flujo petrolero menguante, un aumento del precio en el horizonte mediano y la necesidad de introducir tecnologías productivas que dependan lo menos posible de él.

fracking

¿El final de la era fracking?

b) El desafío alimentario 

En este apartado, casi nada que añadir. Tal vez mencionar que el cambio climático va a tener mucho que decir en este aspecto y que las estrategias de mitigación y adaptación que se sigan van a repercutir incluso en las demandas de los consumidores.  A corto plazo, el cambio en la alimentación de los emergentes podría beneficiarnos, ya que están adoptando básicamente el paquete alimentario occidental, pero a largo plazo hay que jugar con otras variables, como el propio cambio climático.

Hay una tendencia creciente en la demanda de los países occidentales, en las que la alimentación como fuente de salud tiene mucha importancia: a medio plazo la relación alimento-salud va a intensificarse (importancia de los estudios que demuestren o busquen correlatos entre alimentos y procesos biológicos en los humanos, creciente aociación de alimento con medicamento). 

Atención también a la emergente corriente de la economía compartida, que podría suponer un reforzamiento de los canales cortos de distribución. (La importancia creciente de los consumidores de auto organizarse haciendo uso de las TIC).

c) El cambio climático

Dentro de las estrategias adaptativas tal vez sea relevante el estudio de nuevas especies productivas mejor adaptadas a las nuevas condiciones o, incluso, el desarrollo de variedades vegetales y animales con mejores características para soportar los cambios (plantas que aguantes mejor el estrés hídrico, animales que aprovechen mejor el alimento, etc.).

En este sentido, y desde el punto de vista social, también será necesario organizar estrategias que permitan a las poblaciones una mejor adaptación, estrategias que pueden implicar desde ayudas para la adaptación a las repercusiones del cambio climático hasta el reasentamiento de poblaciones en los casos más extremos.

d) La desigualdad

Aquí podemos tirar de Piketty y de su constatación de que a largo plazo el capitalismo tiende a crear desigualdades de renta extremas. Si estuviera en lo cierto -y yo creo que lo está-, el problema sería tremendo, ya que implica la modificación de todo el entramado socio económico sobre el que estamos viviendo. Lo cierto es que el resto de factores sobre los que se habla en el documento van a presionar al sistema de manera importante en los próximos años, provocando con casi total seguridad una mutación del mismo. El problema es la elevada incertidumbre que se va a crear y las tensiones geopolíticas a las que tendremos que enfrentarnos (a las que de hecho ya nos estamos enfrentando, más sobre esto aquí y aquí). La suma de incertidumbre e inestabilidad puede ser terreno de labor abonadopara que enraícen los populismos de todo signo y pelaje, por lo que en última instancia también estaría en peligro la propia supervivencia de la democracia.

Ojo, un reflejo de los problemas geopolíticos son las oleadas de migrantes y refugiados. Las sociedades opulentas y envejecidas europeas, a las que les vendría bien un impulso demográfico en los estratos inferiores de las pirámides de población, están respondiendo con miedo y con preferencia por partidos de corte nacionalista y populista. La solidaridad, que es una parte fundamental de la solución, no solo no está ganando la partida, sino que se encuentra cada vez más en retroceso en unas sociedades prácticamente autistas que no ven más allá de sus propios miedos.

Estas tensiones, por otra parte, son un elemento que puede poner piedras en el camino de la globalización. No olvidemos que el mundo ya ha vivido un proceso globalilzador entre finales del s. XIX y principios del XX que generó tales tensiones que tuvimos que vivir dos guerras mundiales para aliviarlas…

 

22 Aug 2014
ducles

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

(Cualquier parecido con la realidad pasada, presente o futura es pura coincidencia)

Año 2014. Rusia ha cerrado su mercado a los productos alimenticios de la UE como represalia por las sanciones que los Estados de la Unión le han impuesto por su intervención en Ucrania. Mientras, en el resto del mundo se frotan las manos pensando en llenar el enorme vacío, y los rusos comienzan a quejarse por el desabastecimiento en sus lineales. Los europeos vuelven a hacer lo que mejor saben: ir cada uno a lo suyo.

(Desde la caída del Imperio Romano nadie ha sido capaz de unir bajo un mismo gobierno a tantos pueblos. Dicen que esa es en parte una de las explicaciones del avance bélico de los europeos y es la razón última de su conquista del mundo desde el siglo XV).

Desde Bruselas intentan ordenar el discurso, ponen en marcha protocolos de ayuda a las producciones afectadas, pero eso significa que otros productores no afectados terminen cobrando menos ayudas de la PAC. “¿Qué hay de lo mío?” Los Gobiernos dicen una cosa en Bruselas pero, por detrás, comienzan a presionar a otros gobiernos, a negociar enjuagues con Putin y a desviar la atención. Todo sea por sus tomates. Y sus vacas.

Un poder emergente en Iraq, tan disparatado como el de los talibanes, ha venido a coincidir en el tiempo con este problema. La mejor cortina de humo. Los cañones se apuntan hacia allí y la presión mediática disminuye en Ucrania. Los rusos encantados, los europeos encantados y los ucranianos jodidos. La guerra ahora es cosa de drones, no hace falta derramar sangre patria en desiertos lejanos. Asepsia garantizada, como en las cadenas de suministro de alimentos. Pero esa lección ya la conocen los fanáticos. El punto débil de la civilización occidental es el miedo. Comienza la escalada terrorista en todo el mundo, hasta que sucede un nuevo 11S: la gota que colma el vaso. Los muertos ahora están en la calle de al lado, en la ciudad de al lado, en el país de al lado. La venganza es lo que impulsa a los soldados que, ahora sí, se dirigen al desierto lejano. Todo sea por sus vacas,  y su seguridad. Y sus tomates.

Mientras, en la Europa cercana, dos antiguas repúblicas soviéticas se enfrentan por algo tan viejo como la energía. El granero ucraniano, poco a poco, se seca, como se secan los oleoductos que atraviesan el país. Y en el Norte hace mucho frío. “¿Por qué no podemos poner la calefacción?” Los muertos son menos muertos cuando uno tiene los pies congelados. Y entonces alguien comienza a negociar una alternativa de suministro con los rusos. En el fondo todo el mundo sabe quién ganará ese enfrentamiento. Todo sea por el bien de los ciudadanos. Y sus tomates y vacas.

El mundo se termina enfrentando a lo que llamará una guerra de civilizaciones, la última cruzada, y mientras un agricultor de alguna pequeña explotación hortícola del Mediterráneo comenzará a creer que sus tomates están manchados de sangre. Porque, hacia el final de todo, cuando cesen las bolsas negras, cuando se hayan alzado los héroes de la paz con su foto de firma en la ONU, es posible que algún medio de comunicación canonice que todo empezó por proteger los tomates y las vacas europeas. Siempre hace falta un culpable de cara a la Historia con mayúsculas.

Y el mundo seguirá igual…

Places ×


Bio
David

David Uclés Aguilera

Economista funambulista entre ser y querer ser
Agroalimentos Everywhere
Síguenos en Twitter
Seguidores
  • Diego L.
  • Juan
  • Pilar
  • Eugenio
  • True
  • Rafael
  • Irene
  • IDEAGRO, S.L.
  • Jorge
  • Chil
  • JUAN JESÚS
  • JOSÉ LUIS

and 12 more people follow this blog

Filtrar por palabras claves
Filtrar por etiquetas
Otros mundos
El documento no es válido