19 Apr 2013
ducles

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

Agro empresaDe vez en cuando me veo en la obligación (ciertamente, cada vez con menor frecuencia) de explicarle a algún agricultor que él (o ella) también es empresario. Sus argumentos suelen ser del tipo: “yo no soy empresario, sólo soy un agricultor”; “mi explotación es demasiado pequeña para considerarla una empresa”, o “yo, en realidad no me dedico a esto”.

Puede parecer una tontería, pero la imagen que tenemos de nosotros mismos es la que normalmente utilizamos para marcarnos metas u objetivos y para definir aquello que consideramos dentro de nuestro ámbito de capacidades. En cierta medida, somos lo que creemos que somos. Y, en este sentido, cuando un agricultor no se considera a sí mismo como empresario, está autolimitándose, no sólo en lo que al corto plazo se refiere sino también en el largo. Por ejemplo, alguien que no se considera empresario difícilmente se formará en habilidades relacionadas con la gestión.

Nadie pone en duda que tan empresario es un zapatero remendón que tiene alquilado un pequeño local en nuestro barrio como el presidente de Mercadona. Entendemos que cada uno tiene un volumen diferente y comprendemos que las obligaciones para con la empresa de uno y de otro sólo difieren en materia de grado y no de naturaleza.

Sin embargo, muchos agricultores tienen problemas para considerarse a si mismos con el calificativo de empresario. ¿Qué es un empresario? Básicamente, es alguien que gestiona recursos productivos de todo tipo para proveer a la sociedad de bienes o servicios a cambio de un precio. Nada hace referencia al tamaño, a que tenga que ser a tiempo completo o a que se tenga que ganar dinero. Un empresario puede perderlo, y no por ello pierde la condición. Sólo la pierde cuando deja de perseverar en su empresa.

Me gusta jugar con el ejemplo del zapatero. Su trabajo consiste en reparar calzado y prendas de piel y, en ocasiones, vende complementos para este tipo de bienes, como hebillas, cremas, plantillas, etc. Lo cierto es que su nivel de existencias no tiene por qué ser muy alto. Tampoco precisa, la mayor parte de las veces, una gran inversión en maquinaria. Ni siquiera debe ser propietario de su local comercial, basta con tenerlo en régimen de alquiler. Normalmente no tiene empleados, o tiene uno como mucho. Nuestro zapatero es para todo el mundo un empresario, pequeño, pero empresario.

Veamos ahora un agricultor. Sólo considerando la inversión en tierras, árboles (en el caso de cultivos leñosos, estructuras, sistemas de riego, movimientos de tierras y similares supera con creces el nivel de inversión del zapatero. En algunos momentos de la campaña las necesidades de mano de obra pueden superar con creces los aportes de la unidad familiar. Los productos cosechados se destinan al mercado. En muchas ocasiones, además, el agricultor o agricultora forma parte de una cooperativa que, si duda es una empresa. De la que es copropietario...

Obviamente, lograr una buena calidad de los productos es labor del agricultor-empresario, pero también lo es organizar sus recursos productivos de la mejor forma posible para lograr que la producción sea lo más eficiente posible (y no me refiero sólo al punto de vista económico).

Cuando uno entiende esto, es mucho más fácil entender a continuación la importancia de la innovación a nivel de las explotaciones, o la necesidad de tener adquirir conocimientos en gestión de empresas (algo de contabilidad, finanzas, marketing, etc.). Y, cuando la sociedad también lo perciba, probablemente, el papel del agricultor se verá revalorizado para ocupar el papel que realmente debería ocupar como encargados primarios del suministro de alimentos de calidad, gestores del medio ambiente y generadores de riqueza.

19 Mar 2013
ducles

0 attachment(s)

0 comment(s)

Share

Este artículo fue elaborado para la columna mensual de El Economista: Apuntes desde el Sur.

Una cadena agroalimentaria permeable a la tecnología, que la integre de forma vertical, es clave para la pervivencia de la agroindustria en el primer mundo.

Dato 1: la economía mundial es una ensalada global en la que muchos ponen los ingredientes básicos, en la que se supone que el mercado es el que elige los ingredientes, pero no se sabe muy bien quién es el encargado de aliñarla y removerla.

Dato 2: la globalización ha provocado que el proceso fabril (la producción propiamente dicha) se haya convertido casi en una commodity fácilmente intercambiable. La mayor parte del valor añadido se incorpora actualmente en las fases de diseño del producto o servicio y en la de venta minorista (es el modelo iPhone).

Dato 3: La tecnología se ha convertido en una extensión de nuestras vidas, el homo sapiens ha dejado paso alhomo tecnologicus. La tecnología ha sido uno de los motores y medios de la globalización y su presencia se ha generalizado: todo incorpora un componente tecnológico. Compare sus juguetes con los de sus hijos y luego siga mirando lo que hay al alcance de sus ojos (y no le digo nada si esto lo está leyendo en un teléfono o en una tableta).

Dato 4: El medioambiente se ha convertido en una preocupación creciente, y las tendencias aceleradas de cambio climático agudizan esta preocupación. El propio cambio tendrá consecuencias relevantes sobre la producción primaria a nivel mundial con la aparición de ganadores y perdedores.

Dato 5: La confianza es una de las primeras materias primas con las que se trabaja en el mercado alimentario.

Pregunta al primer toque: ¿se pueden mezclar esos 5 datos de forma que la resultante sea la supervivencia de la producción agraria en los países del primer mundo?

Places ×


Bio
David

David Uclés Aguilera

Economista funambulista entre ser y querer ser
Agroalimentos Everywhere
Síguenos en Twitter
Seguidores
  • Diego L.
  • Juan
  • Pilar
  • Eugenio
  • True
  • Rafael
  • Irene
  • IDEAGRO, S.L.
  • Jorge
  • Chil
  • JUAN JESÚS
  • JOSÉ LUIS

and 12 more people follow this blog

Filtrar por palabras claves
Filtrar por etiquetas
Otros mundos
El documento no es válido