mundoganadero mundoganadero
17 Jan 2014

0 Attachment (s)

0 Comment (s)

Share

Reflexiones acerca de los forrajes y granos forrajeros en ganadería

Martina Pérez-Serrano y Carlos Buxadé

Departamento de Producción Animal

Universidad Politécnica de Madrid

 

 

En el marco de la producción pecuaria moderna, principalmente en la ganadería fundamentada en una base animal rumiante, pero también, aunque en menor medida, en la sujeta a modelos de producción intensiva, los forrajes juegan un papel sumamente importante.

 

 

A título referencial, una vaca adulta puede llegar a consumir diariamente una cantidad de forraje que puede estar alrededor de un 15% de su peso vivo. En consecuencia, según estimaciones del USDA, en la actualidad, alrededor del 59% del forraje total disponible a nivel mundial se utiliza en el marco de la producción pecuaria siendo su principal destino la alimentación de las vacas, de las ovejas y de las cabras.

En lo que atañe al precio, el de los forrajes es en general menor que el de otras materias primas, lo que aumenta su importancia en la actual situación caracterizada por una crisis económica mundial y, en general, por un elevado precio de la mayoría de las materias primas. Como es natural, dicho precio depende, en primer lugar (como sucede con el del resto de las materias primas), de su disponibilidad en el mercado.

En consecuencia, y dado que los forrajes son, como ya se ha indicado, un insumo fundamental para la ganadería en general y una materia prima clave de la dieta de los rumiantes, es de una gran importancia práctica conocer su producción actual así como las previsiones de futuro, con el fin de poder prever o, al menos estimar, las fluctuaciones que van a experimentar sus precios a corto-medio plazo.

En razón de lo expuesto, se focaliza el objetivo de este artículo en detallar la producción actual y las perspectivas de mercado de los mencionados forrajes a nivel mundial, de la Unión Europea (UE) y de España.

 

Consideraciones previas

El término forraje proviene del francés fourrage y tiene las siguientes acepciones:

  • Hierba que se da al ganado, especialmente, en primavera.
  • Pasto seco conservado para la alimentación del ganado.
  • Cereales destinados a la alimentación del ganado.
  • Acción de forrajear.
  • De manera coloquial: abundancia y mezcla de muchas cosas de poca sustancia.

Asimismo, se puede y se suele utilizar para designar al pasto o alimento herbáceo que consume el ganado, o bien al pienso conservado hecho a base de plantas forrajeras:

  • Heno de pasto secado al sol.
  • Ensilajes conservados a través de un proceso de fermentación.
  • Algunos árboles (árboles forrajeros) que se utilizan para alimentar al ganado empleando los frutos, las hojas u otras parte comestibles.

 

Producción, comercialización y perspectivas de futuro del mercado de los forrajes a nivel mundial

En la campaña 2012/13 tuvo lugar una disminución de la producción mundial de granos forrajeros (incluyendo maíz, sorgo, cebada, avena, centeno, mijo y granos mixtos) con respecto a la campaña anterior. Las razones de esta realidad deben buscarse, principalmente, en la sequía que afectó a las principales zonas productoras de Estados Unidos (Cuadro I).

 

Sin embargo, en la campaña actual (2013/14), la producción mundial ha aumentado de manera que, según las estimaciones del USDA del mes de junio de este mismo año, la producción de granos forrajeros ha sido de 1.250,03 millones de toneladas. El consumo en dicho mes se estima en 1.219,72 millones de toneladas de los cuales cerca del 59% se utilizan en alimentación animal, tal y como se mencionó anteriormente.

El principal productor de granos forrajeros a nivel mundial es EE.UU. seguido de la UE. En la campaña 2013/14, EE.UU. ha producido 372,57 millones de toneladas de granos forrajeros, siendo el consumo total en este país de 307,38 millones de toneladas. A nivel mundial, en la campaña actual se han exportado 134,4 millones de toneladas y se han importado 126,66 millones de toneladas de granos forrajeros.

 

Producción, comercialización y perspectivas de futuro del mercado de los forrajes en la Unión Europea

Según la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa (publicación del año 2012), la producción total de forraje en la UE prácticamente se duplicó entre las campañas de 1986/87 y 2011/12. Este hecho se debe principalmente, tal y como queda reflejado en el Cuadro II, al aumento de la producción que ha tenido lugar:

  • En España en el periodo considerado (durante el mismo, la producción global española pasó de 307.000 toneladas a 1.900.000 toneladas),
  • En Italia (de 291.000 a 955.000 toneladas) y
  • En Alemania (de 128.000 a 240.000 toneladas). 

 

De hecho, en la campaña 1986/87, el primer país productor de forraje de la UE era Francia (1.050.000 toneladas) mientras que, en la actualidad, lo es España con una producción, en la campaña 2011/12, de 1.900.000 toneladas.

En esta campaña 2011/12, el sector de los forrajes desecados englobaba a 207 industrias con una producción cercana a los 4,3 millones de toneladas y una superficie contratada de 430.000 hectáreas.

Los principales países productores de forrajes desecados son, en el seno de la UE, España, Italia y Francia; entre los tres producen más del 90% de la producción forrajera comunitaria total (Cuadro III).

 

 

Producción, comercialización y perspectivas de futuro del mercado de los forrajes en España

En España se producen tanto forrajes para consumo en fresco como deshidratados. Estos últimos se producen entre los meses de abril y octubre, concentrándose cerca del 40% de la producción en los meses de junio y de julio (Figura 1).

 

Figura 1. Distribución mensual de la producción media de forrajes deshidratados en España. Datos en porcentaje. Fuente: Jornada Técnica. Mecanització de Farratges: Alfals (2013).

 

En la campaña 2012/13, en España se produjeron cerca de 1,6 millones de toneladas de forraje desecado, siendo Aragón el principal productor generando más del 43% de la producción española total (Anuario Agrario COAG 2013, a partir de datos de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa).

Tal y como queda reflejado en el Cuadro IV, en el ámbito forrajero, España produce fundamentalmente maíz (4.251.000 toneladas en 103.600 hectáreas), veza (1.423.700 toneladas en 98.700 hectáreas) y alfalfa.

 

 La principal zona productora de maíz forrajero es Galicia y, en particular, La Coruña, mientras que la veza forrajera se produce, principalmente, en Castilla-León, siendo Palencia el principal productor.

Cabe destacar el aumento de la producción de veza forrajera que ha tenido lugar en Andalucía entre las campañas 2012/13 y 2013/14. Dicha producción ha pasado de 34.700 toneladas en la campaña 2012/13 a 60.500 toneladas en la campaña 2013/14. Sin embargo, la superficie utilizada en dicha Comunidad Autónoma para este cultivo se ha mantenido prácticamente constante (3.978 y 3.954 hectáreas para las campañas 2012/13 y 2013/14, respectivamente).

No obstante, en nuestro país el cultivo de forraje mayoritario, en lo que se refiere a la superficie cultivada (249.900 hectáreas), a la producción (10.936.300 toneladas) y a su importancia económica, es el de la alfalfa que se comercializa en forma de pacas deshidratadas (76%) y de gránulos (24%).

En la campaña 2013/14, los principales productores de alfalfa han sido Aragón, Castilla-León y Cataluña. En Castilla-León y Cataluña la producción fue superior a la de la cosecha 2012/13. Sin embargo, la producción de alfalfa en Aragón disminuyó con respecto a la de la cosecha anterior.

De la superficie nacional utilizada para la producción de alfalfa, más del 40% se contrata con la industria, transformándose el resto de la producción (Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa, 2012). En el Valle del Ebro cerca del 90% de la producción tiene uso industrial.

En la campaña 2012/13, España exportó 1 millón de toneladas de forrajes transformados, lo que supone aproximadamente el 64% de la producción total siendo los principales destinos los Emiratos Árabes, la UE y Arabia Saudí (Cuadro V) seguidos de Marruecos y Libia.

 

La exportación española de forrajes es tan importante que las ventas a los principales países exportadores son las que marcan la referencia en el precio de los forrajes. La exportación en la campaña 2012/13 fue un 9,1% menor que la de la campaña anterior en la que se consiguió una exportación record de 1,1 millones de toneladas.

Los mercados exteriores dependen, en gran medida, de la situación del mercado en EE.UU., que es el principal competidor de España en el mercado internacional para este tipo de producción. En la campaña 2012/13, la oferta de forrajes en EE.UU. fue limitada por lo que aumentaron los precios y disminuyó el nivel de competitividad en los mercados exteriores.

El interés de China por la alfalfa española ha aumentado debido, por un lado, al incremento del precio de esta materia prima en EE.UU. durante la campaña actual y, por otro, al aumento del consumo de leche y de productos lácteos de la población china (lo que demanda un significativo aumento de su producción a nivel local).

En este contexto hay que significar que la superficie destinada en China a este cultivo es realmente importante (1.300.0000 hectáreas). Sin embargo, actualmente, su producción no lo es; China solo produce unos 200 millones de toneladas de alfalfa de calidad.

Esta realidad, unida al ya mencionado creciente aumento de la producción (y del consumo) de leche de vaca y de productos lácteos, convierte a China en un claro y potente importador potencial de forraje. De hecho, algunas autoridades chinas han visitado recientemente 33 industrias deshidratadoras españolas con el fin de analizar la potencialidad española (Diario del Campo. 5 de julio de 2013).

Según la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa, los principales puntos fuertes de la producción española de forrajes (referida principalmente a la alfalfa) son los siguientes:

  • Posibilidad de que se abran, en un futuro a corto-medio plazo, nuevos mercados como, por ejemplo, China o Sudáfrica.
  • Garantía de salubridad, homogeneidad y estabilidad de la paca de alfalfa deshidratada que se produce en España.
  • Buena posición geográfica respecto a los países del Golfo cuya demanda de forrajes desecados está en aumento.
  • Elevada capacidad logística de este sector de actividad económica.

Por su parte, los principales puntos débiles serían los siguientes:

  • Competencia creciente de otros países como, por ejemplo, Líbano que podría empezar a competir con Aragón en la exportación de alfalfa al mundo árabe. Este hecho se une a que Líbano está realizando inversiones importantes en zonas productoras potenciales. De hecho, dispone de un presupuesto de 200 millones de dólares para invertir en Sudán con el objetivo de producir unas 750.000 toneladas de alfalfa y exportarlas a varios países, entre los que se encuentra Arabia Saudí.
  • Compra de empresas españolas por parte de Emiratos Árabes Unidos para producir alfalfa en España y exportarla a Abu Dabi.

En este sentido debe tenerse muy en cuenta que Emiratos Árabes Unidos, principal comprador de la alfalfa española, está invirtiendo en España en la compra de deshidratadoras, por lo que se prevé una pérdida de mercado exterior para la producción española.

Un ejemplo práctico de estas inversiones son las que ha llevado a cabo la empresa Al Dahra Agriculture, con sede en los Emiratos Árabes Unidos, que comenzó a comprar alfalfa en España en el año 2007.

Con el objetivo de disminuir el grado de dependencia de los avatares del mercado de esta zona, dada la elevada volatilidad del precio de las materias primas en los últimos años, la mencionada empresa compró tres fábricas en EE.UU. y cinco en España: Desagro en Bujaraloz (Zaragoza) en el año 2009; Farpla&Alfapla en Linyola (Lleida) en el año 2011 y Gaset (el 80% del capital es de Al Dahra Agriculture y el 20% del grupo Gaset) con plantas en Ivars, Torregrossa y Bellvís en el año 2012. Además, también dispone de varios centros de producción en Italia, Egipto, Pakistán y Sudán.

Todas estas inversiones han convertido a la empresa Al Dahra Agriculture en la primera compañía mundial de producción de forraje que exporta, principalmente, a Abu Dabi.

En la actualidad (campaña 2013/14), dicha empresa tiene previsto levantar un centro logístico en la capital del Segrià y utilizar la estación ferroviaria de La Vilanoveta para enviar por tren los contenedores que hasta ahora llegan en camiones al puerto de Barcelona.

Sin embargo, se prevé que, a corto plazo, el mayor crecimiento de esta compañía se produzca en Serbia.

 

Primeras conclusiones

A partir del estudio realizado acerca de la producción, la comercialización y las perspectivas de futuro del mercado de los forrajes a nivel mundial, en la UE y en España se pueden extraer las siguientes conclusiones:

  • El mercado mundial de los forrajes está liderado por EE.UU. y, por tanto, es este país el que marca las pautas de los mercados internacionales para estas materias primas.
  • Sin embargo, España juega un papel crucial en el mercado mundial de los forrajes dado que, en la actualidad, es el primer país productor de la UE y el segundo país productor a nivel mundial.
  • A pesar de la elevada producción de forrajes en general, y de alfalfa en particular, en nuestro país, el precio nacional de dichas materias primas no solo depende de la producción propia sino también de la oferta disponible en EE.UU., así como de las exportaciones que España realiza a los países árabes que, comúnmente, alcanzan volúmenes muy elevados.
  • A este hecho, en la actualidad, hay que añadirle las importantes inversiones que están realizando algunas empresas árabes en nuestro país para comprar empresas españolas productoras de alfalfa con el fin de exportar a dichos países los forrajes aquí producidos.
  • Además, es de prever que un futuro próximo aparezcan nuevos productores importantes de alfalfa a nivel mundial como, por ejemplo, es el caso de Líbano.
  • Por tanto, es de prever que en España se produzca un aumento del precio a corto-medio plazo como consecuencia de la disminución que se producirá a nivel nacional en la disponibilidad de los forrajes. Asimismo, es posible que se produzca un aumento de las exportaciones de alfalfa de otros países menos productores que España, pero con mayor disponibilidad de forraje y, en consecuencia, menor precio.

 

 

Bibliografía en poder de la Redacción a disposición de los lectores interesados ([email protected])

 

 

Places ×